©Alicia – stock.adobe.com

 

En el centro de Madrid, muy cerca de las plazas de España y de Oriente, así como de la comercial Gran Vía, podemos encontrar un templo egipcio: el Templo de Debod. Este monumento emplazado en Madrid desde los años sesenta, tiene una historia peculiar y es uno de los lugares con las vistas más bonitas de los jardines de

l Palacio Realasí como una panorámica de la ciudad desde la Casa de Campo hasta las cumbres del Guadarrama.

Visitarlo de día es recomendable si eres fanático de la observación de cada uno de los grafitos, por su parte, si te gustan las metáforas visuales, puedes visitarlo al atardecer antes de que cierre sus puertas sobre las ocho de la noche.

La entrada al Templo de Debod es gratuita para todos los visitantes, sin embargo, es obligatorio realizar una reserva previa para visitas en grupos de más de 10 visitantes.

Historia del Templo de Debod

Con más de 2200 años, el Templo de Debod emplazado originalmente en Egipto, se salvó de la crecida de las aguas del lago Nasser al sur del país, cuando el presidente egipcio Gamal Abdel Nasser construyó la presa de Asuán.

En 1968 fue enviado piedra por piedra a España como un gesto de agradecimiento a los arqueólogos españoles en el equipo de la Unesco que trabajaron para salvar los monumentos después de la crecida del lago Nasser.

El templo está dedicado al dios Amón de Tebas, a unos 20 kilómetros al sur de Philae en el desierto de Nubia en el sur de Egipto. De acuerdo con algunos autores del mito, la diosa Isis dio a luz a Horus en este mismo templo, aunque obviamente, no en Madrid.
Dirección: Jardines del Templo de Debod, Calle Ferraz, 1. Metro: Plaza de España y Ventura Rodríguez, líneas 3 y 10.

Loading
Center map
Traffic
Bicycling
Transit

Opiniones